PDF Imprimir E-mail

 


cabecera editorial

 


La respuesta no es simple y la pregunta es buena, pero por lo que representa: se cuestiona la TD como tendencia. En el estudio no la contemplamos como tal, sino como una respuesta a un fenómeno que cambia radicalmente las reglas del juego, ya que cambian las necesidades y las formas de actuar. Y no o hace de forma puntual. La pregunta se sitúa junto con otras como: “¿Cuándo tiempo lleva un proceso de transformación digital?” O, “y después de la transformación digital ¿qué ocurre?. Sitúan a la TD como algo puntual o temporal, y claro, se la asocia a una moda. Esto demuestra que no se está entendiendo ni el concepto ni lo que está ocurriendo en el mundo.

Todo está cambiando a una velocidad de vértigo, y la verdadera transformación digital de las organizaciones (y de los profesionales) consiste en adaptarse a ese cambio (cuya frecuencia y velocidad no parece que vayan a disminuir nunca) más que en la introducción de nuevas tecnologías o procesos.

La trasformación digital es la inclusión de nuevos hábitos (sobre todo culturales) respecto a la forma de organizarse y generar valor para los consumidores; y respecto a la forma de relacionarse con ellos.

Creo un error ver a la TD como una tendencia. Más bien parece algo que ha venido para quedarse, y para llevarse por delante a los que no sean capaces de irse adaptando con la intensidad y frecuencia (con tecnología o sin ella) que los nuevos tiempos demandan.

 David Aguirre. CIO. Estrategia de Transformación Digital. Innovación. Gestión de Cambio.

 
  


David Aguirre

Por David Aguirre

 

 

 

Última actualización el Jueves, 14 de Febrero de 2019 10:19